EspiritualidadEdición Semanal
Ver más mensajes: 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 ... 12 - 13 - 14 - 15 - 16
Ver más mensajes: 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 ... 12 - 13 - 14 - 15 - 16
Inicio - Conferencias - Mensajes - Espiritualidad - Libros - Biografia - Descargas - Contacto - Mapa del sitio - Videos - Curiosidades

Siempre puedo superar las dificultades si me apoyo en la luz de la sabiduría y en la experiencia. Con mucho amor y suficiente paciencia las contrariedades se van y llegan tiempos luminosos.

Debo restarle importancia a los errores, aprender de ellos, dejar de culparme y renovar la confianza. Si surgen nuevos problemas también surgen nuevas soluciones: por lo mismo, no me hundo en la ciénaga del desespero.

Con un corazón inteligente encuentro las soluciones adecuadas y el abatimiento se transforma en esperanza. No me aíslo, persevero y no pierdo el ánimo. Con una voluntad firme siempre logrop salir airoso.

Superar dificultades
Cuando soy firme y constante venzo la fatiga, alejo las sombras y domino las inquietudes. Creo más en mi, no me detengo en asuntos de poca monta y recuerdo que la fe y el amor son mi mejor apoyo.

Con sabiduría, es decir, con luz divina y buena consciencia siempre puedo decidir sobre mi vida. No dejo que la manejen los demás ni sacrifico el ahora atrapado en el mundo de las ilusiones o la melancolía.

Antes bien gano paz con el perdón y, cuando todo habla de destrucción, creo que el sol volverá a brillar. Medito sobre mis errores sin entregarme a la pena, me sereno y enfrento el destino con ánimo resuelto.

Una pausa orante saca tristezas del corazón y da temple a la confianza cuando soplan vientos contrarios. La esperanza me da fuerzas y así puedo acallar las viejas dudas y dominar los nuevos temores.

No cargo el pasado, soy diligente y decidido, y disfruto de ventajas inesperadas. Para aquel que tiene intenciones puras no hay derrotas definitivas y siempre vuelven a soplar vientos favorables.

Toma el control de tu vida

El emperador y filósofo romano Marco Aurelio (121-180 d.C.) dejó un libro de Meditaciones del cual quiero meditar éstas:
- Sofoca tus fantasías y ten presente que tu felicidad depende de lo que tienes dentro, no del exterior.
- Recibe sin orgullo y da sin esfuerzo. Nacimos los unos para los otros, por eso guía a los otros o acéptalos.
- No son los hechos los que te perturban, sino el juicio que tienes sobre ellos. De ti depende cómo miras la realidad.
- Un alma libre de bajos instintos es una fortaleza inexpugnable y un refugio de constante serenidad.
- No te contentes solo con respirar el aire que te rodea, siéntete uno con el universo y con Dios.
- Buscar sólo los placeres y rehuir las fatigas, es un camino que lleva a las sombras no a la luz.
- Toda falta la cometes contra ti mismo, porque todos los seres humanos somos lo mismo somos uno.

Marco Aurelio

A veces me acerco sediento a los versos de Antonio Machado y disfruto estos sorbos de sabiduría poética:

- Anoche cuando dormía soñé, bendita ilusión, que una colmena tenía dentro de mi corazón. Y las doradas abejas iban fabricando en él, con las amarguras viejas, blanca cera y dulce miel.
- Nuestras horas son minutos cuando esperamos saber, y siglos cuando sabemos lo que se puede aprender.
- Caminante son tus huellas el camino y nada más; caminante no hay camino, se hace camino al andar.
- Anoche soñé que oía a Dios gritándome: ¡Alerta! Luego era Dios quien dormía y yo gritaba:!Despierta!
- Para dialogar, preguntad primero; después...escuchad.
- Busca a tu complementario que marcha siempre contigo y suele ser tu contrario.

Antonio Machado
- ¿Tu verdad? No. ¿Mi verdad? Tampoco. La verdad, vamos a buscarla juntos. (Este verso va con un cambio).
- Poned atención: un corazón solitario no es un corazón.

Le pregunta una persona acongojada a un sabio maestro: ¿Por qué hay que sufrir tanto?

- Es necesario el dolor, no el sufrimiento. Sólo sufres cuando no asumes el dolor con amor.
- Pero las religiones enseñan que aquel que más sufre está cerca de Dios y redime a muchos.
- Es una idea falsa. Dios no te pide que sufras, sólo espera que aceptes las podas para dar mejores frutos.
- Sí, pero es que esas podas son más que eso, hay golpes que dejan el alma mutilada y el corazón abatido. 

Amor
- Sí, el amor es exigente y la vida es una universidad en la que al más avanzado se le pide más.
- ¿Entonces es imposible evitar del todo el dolor?
- Sí, pero la cruz se hace liviana si amas de verdad, crees que estás de paso y trasciendes lo material.
Nunca debes ser una víctima y con tu amor y con Dios cambias lágrimas por sonrisas y no sucumbes a las penas. 

Nunca vivo nada inútilmente ya que toda experiencia me mueve a crecer y aprender algo. Lo importante es que cada vez tenga un espíritu más fuerte para vencer los contrastes y vencer las batallas.

Sé que lo material es pasajero y que todo es para mi bien si lo tomo con paciencia y dulzura.  A veces debo ser inamovible como una roca y a veces me conviene fluir como el agua y dejarme llevar.

No cejo en mi empeño de ser mejor y, en épocas turbulentas, logro lo mejor con una confiada espera. Como dice la sabiduría china, la vida del hombre trascurre entre el agua y el fuego que se alternan.

Agua y fuego
Sombra y luz se alternan, el derecho y el revés, el yin y el yang; días míseros y días felices. El sabio lo toma todo y todo lo transforma con la magia del amor y de una serena aceptación. Todo es gracia para un buen amante.

Jesús, de paso para Galilea, cruzó Samaria, llegó al pozo de Jacob y se sentó al borde, cansado de la caminata. Con estas palabras narra Juan en su evangelio uno de los más bellos pasajes de la vida del Maestro.

Es el conocido encuentro con una mujer samaritana que llega a sacar agua del pozo, y Jesús le dice: “dame de beber”. Es un relato sugerente pasaje que encuentro en Juan 4
Hoy quiero leer ese pasaje, meditarlo y encontrar en él lo que el mismo Jesús le promete a esa mujer: “El que beba del agua que yo le daré nunca volverá a tener sed y el agua se convertirá en un chorro que salta hasta la vida eterna”.

pozo de Jacob
Igual que Jesús o esa mujer todos estamos a veces cansados o sedientos, sin alientos para seguir adelante. Cuando estoy sólo Dios calma la sed de mi alma. Él es pozo de aguas vivas, es mi fuente de paz y de energía.